Espero no volver así

A veces me gustaría poder cerrar las orejas.

Nueve de la mañana en la embajada India. Multitud de indios haciendo cola para realizar algún tipo de papeleo. Llegan dos chicas españolas (muy monas, eso sí), y comienzan a charlar.

- Y tú, ¿a qué parte de la India vas?
- A xxxxx, durante un mes, para asistir a un curso de yoga.
- ¡Qué bien! Yo voy un mes, pero seguro que me acabo quedando más. ¡Es tan difícil marcharse de la India! Pero seguro que acabo volviendo. Yo es que soy más africana. En cuanto vuelva de la India me marcho a África.

Nota para mis amistades:

Si acabo volviendo así de esta aventurilla, os autorizo a darme un par de tortas.

Os lo agradeceré.

Comments are closed.