Sobre Luang Nam Tha

Tengo escrito a mano una buena parrafada de las experiencias con las
tirolinas, pero (afortunados vosotros) no tengo aqui el cuaderno. Asi
que os contare un poco mas por encima lo que he hecho estos ultimos
dias.

Despues de las famosas tirolinas y casas en los arboles nos dirigimos
hacia Luang Nam Tha. La carretera (como muchas por aqui) estaba a
medio hacer, asi que en alguna ocasion tuvimos que esperar a que las
excavadoras nos hiciesen un hueco para pasar. Al menos estan a medio
hacer. Si en Laos sales de las rutas mas o menos principales, puedes
encontrarte atrapado en un barrizal, sobre todo en la temporada de
lluvias. Lo que me recuerda que en otro trayecto que hicimos nos tuvo
que remolcar una excavadora para sacarnos del barro. Y lo que tambien
me recuerda el montonazo de kilometros que hicimos con un pinchazo
hasta que la rueda no pudo mas y, literalmente, casi desaparecio. Pero
como no tengo mucha prisa, todas estas cosas se pueden tomar con
sentido del humor.

Bueno, prosigamos. En Luang Nam Tha hicimos un pequenio trekking de,
se supone dos dias y una noche en un pueblito. Al final, por cosas de
la lluvia y no dejar de caer agua 15 horas seguidas, el segundo dia al
final no hicimos casi nada, pero aun asi estuvo muy bien. En el
pueblito lo pase muy bien. Me fui a dar una vuelta por ahi y me junte
con unos crios que estaban jugando con unas piedras. Inocente de mi,
me ofreci para jugar con ellos. “Y por que inocente?”, direis. Porque
a estas alturas, tras tantas horas de jugar con hijos de primos,
vuestro humilde editor deberia saber que los ninios no se cansan de
jugar tan rapido como nosotros. Asi que me pase casi cuatro horas
jugando a las piedras, una especie de campo quemado, a coger a la pata
coja, etc, etc. Menos mal que habia un riachuelo cerca, donde pude
recuperarme un rato, que si no …

Tambien fue divertido echarme un ayudante de fotografia. Entre ronda y
ronda de jugar a las piedras, de vez en cuando sacaba alguna foto, y
los crios se morian de la risa viendose en la pantalla. Uno de los
ninios parecia que no podia hablar, todo el rato hacia ruidos con la
garganta. Se me ocurrio dejarle la camara y le ensenie como sacar las
fotos. Se lo paso como un enano sacando fotos a los demas ninios. Si
veis una foto en la que se me ve jugando a las piedras, esa foto es
cortesia de mi ayudante.

Y no hay mucho mas que contar sobre Luang Nam Tha.

Comments are closed.