Sobre Luang Prabang

Estoy ya en Vientiane, asi que antes de que se me olvide lo que ha acontecido en ciudades ya pasadas, me vais a permitir que os lo cuente.

Luang Prabang me ha decepcionado un poco. Es una ciudad patrimonio de la humanidad y, es cierto que es bonita, pero tampoco era para tanto.

Ah, antes de llegar sufrimos uno de los famosos pinchazos-reventones de Laos. Pero creo que ya os lo he contado.

Pasamos alli unos tres dias. Uno de ellos lo dedicamos a la cascada de xxxx (creo que una de las cosas en las que no voy a cambiar tras este viaje es en mi sorprendente memoria fotografica). Pasamos alli un rato muy divertido, chapuzon tras chapuzon, trepe tras trepe. Y el sitio era muy, muy bonito. Al final estuvimos haciendo el mono (nunca mejor dicho) con unas lianas y zambullendonos en una poza. Como es habitual, nos relacionamos con los crios de la zona, que mas que crios creemos que eran monos. Subiendo por los arboles, haciendo cabriolas en la liana, haciendo un doble tirabuzon al llegar al agua. Muy divertido.

La puesta de sol en Luang Prabang si merece mencion. Subes a una pequenia colina, con vistas a toda la ciudad, y solo queda relajarse mientras el sol va avanzando poco a poco. Alli conoci a una chica inglesa y un americano. ?Por que comento esto? Porque el xxxx americano trabaja en una agencia de fotografia, y, mientras hace lo mismo que yo (pasarlo bien y sacar fotos), a el le pagan por ello. Eso si que es un trabajo. Y la chica inglesa fue victima de nuestro (el americano y el mio) espiritu paparazzistico. La verdad es que quedaba muy bien sentada en la puesta de sol, ya os enseniare las fotos. Son en papel, no digitales, asi que tendreis que esperar.

?Que mas acontecio en Luang Prabang? La visita a las cuevas de Pak Ou (no merecen la pena), recorrer muchos templos (no se cuantos hay en total, pero seguro que al menos treinta) y disfrutar de alguna cerveza fresquita. Ah, y repasar mi oxidado frances con un monje muy contento de que yo (mas o menos) hablase frances. !!Pobre!! Mas tarde me llevo a escucharles mientras canto-rezaban, y sonaba tan relajante, que me quede dormido sentado.

Hablando de dormir, estoy desarrollando una gran capacidad para dormir en los sitios mas insospechados. Ya solo me falta intentarlo de pie, en una carretera sin asfaltar, con los amortiguadores echos trizas.

Comments are closed.