Sobre Rishikesh

Rishkesh es una ciudad muy “mistica”. Es un sitio popular para los peregrinos indios, que se desplazan a varios templos muy importantes cercanos al Himalaya. Ah, y se considera la capital mundial del yoga; parece ser que los Beatles vinieron por aqui en los 60 para practicarlo. Esta muy cerca del Himalaya, y aqui el agua del Ganges esta limpia y muy fresca.

Mi intencion era acercarme mas al Himalaya y hacer algun trekking por alli. Pero como todavia estamos en temporada de lluvias, habia habido corrimientos de tierras y algunas carreteras estaban cortadas. Asi que no quise arriesgarme a ir y quedarme atrapado por alli (aunque alguno seguro que lo agradeceria :).

Asiq ue me pase alli casi una semana. A falta de trekkings por montanias lejanas, me converti en un autentico peregrino y me subi cuatro veces a un templo que habia en un monte a 23 km.

El paisaje hasta alli era precioso. Al lado del Ganges (solo hasta la mitad, luego el camino empezaba a tirar hacia arriba). Lo unico un poco desagradable eran los taxis/jeeps que subian llevando a peregrinos mas vagos (o con cosas mas importantes que hacer que perder el tiempo andando) que yo. Aunque lo de tener un monton de taxis esperando para la vuelta se agradecia mucho (otros 23 km hubiesen sido demasiados).

A los largo del camino habia varias colonias de monos de un par de especies diferentes. Estan cerca de la carretera porque la gente suele tirarles comida. Era agradable ver los monos en el camino, hasta que un dia tuve un incidente con uno de ellos. Asi que el resto de los dias me ponia un poco nervioso cada vez que pasaba cerca de ellos.

Y es que iba yo andando tranquilamente, cuando uno de ellos me ataco. Generalmente pasaba cerca suyo, y tambien generalmente, se solian alejar. Pero esta vez vi uno que se me iba acercando, asi que me quede quieto. Seguia acercandose, asi que me di la vuelta y empece a retroceder. No se si esto le envalentono, o decidio lucirse delante de su novia asustando a un humano mucho mas grande que el, pero la cosa es que empezo a trotar hacia mi. Yo, claro, empece a correr cuesta abajo. Y asi estuvimos unos segundos que se me hicieron interminables: el mono persiguiendome, enseniando los dientes y chillando; y yo corriendo mas rapido y llamandole de todo. Hasta que se canso y se dio la vuelta. Yo no me canse tan rapido de correr y, por si acaso, segui huyendo un rato. Luego pare un coche para que me subiese un km hasta que no habia mas monos. Y segui andando.

Esta sesion de pateo/peregrinacion era por las manianas. Por las tardes estuve haciendo yoga con un profesor muy divertido al que no le entendiamos siempre. Pero la gente que controlaba esto del yoga decia que las clases eran muy buenas. La verdad es que me gustaron mucho. Para mi no deja de ser unos estiramientos mas un poco de ejercicio. Por supuesto que sirve para encontrar nuestra paz interior, relajarse y todo eso. Pero como otros muchos otros tipos de ejercicio. Intentare practicarlo a la vuelta.

Comments are closed.