Un viaje en tren un poco estresante

En Rishikesh pase casi una semana. Luego cogi un tren nocturno hasta Delhi. El plan era comprar un billete para Agra, pero entre retrasos y demas la cosa se complico.

Y acabe comprando un billete “sin reserva”. Esto quiere decir que no tienes un sitio asignado en el tren, como pasa normalmente con los demas billetes. Te metes en un vagon especial y, se supone, i hay algun asiento libre puedes pagar la diferencia de precio y cambiarte.

Esto debe de ser la teoria. La practica es que se forma una muchedumbre alrededor de los vagones y cuando abren las puertas, se forma una batalla campal. Gente gritando, dando empujones, pasando a bebes de brazo en brazo hasta algun hueco, etc, etc. El canadiense con el que habia coincidido al sacar el billete y yo conseguimos sentarnos en el suelo, cerca del banio, asi que no estabamos tan mal. Pero nos falta la picardia (o el morro) de los locales. Porque una hora mas tarde eramos los unicos de pie, mientras que el resto estaba (mas o menos) confortablemente sentado en el suelo.

Pero solo fueron tres horas, y nos sirvio para ver un poco mas de India. Y para confirmar que los indios se suelen descontrolar en las aglomeraciones. Y que, mucho karma y reencarnaciones y demas, pero aqui la gente tiene muy mala leche, y generalmente solo miran por su propio bienestar. Al menos en este tipo de situaciones.

Comments are closed.